Seguir una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad son dos pilares esenciales en el tratamiento de la diabetes tipo II. En este contexto, la motivación del paciente resulta determinante para el seguimiento tanto del tratamiento farmacológico como de las recomendaciones de dieta y actividad física que le han sido prescritos. Esto «puede influir en su calidad de vida y la evolución de esta patología crónica, por eso es muy importante conocer qué es lo que les motiva y lo que les dificulta seguir las pautas», explica Cristina Papín Conde, enfermera de Atención Primaria del centro de salud de Piedras Blancas.

Como parte de la tesis doctoral que prepara en la Universidad de Oviedo, Cristina Papín está llevando a cabo una investigación que evalúa la efectividad de una intervención educativa en pacientes con diabetes tipo II sobre alimentación y la práctica de actividad física, realizada por los profesionales de enfermería de Atención Primaria del Área Sanitaria III. «A todos los pacientes con diabetes se les da una serie de pautas y consejos de vida saludable, pero el objetivo del estudio es comprobar si hacerlo de una manera personalizada a partir de la motivación de la persona ayuda a mejorar o no el seguimiento del tratamiento», explica.

La principal herramienta del estudio es un cuestionario sobre motivación elaborado por Cristina Papín y su compañera Xana González, en colaboración con el Departamento de Psicometría de la Universidad de Oviedo. «Los pacientes responden a preguntas sobre qué es lo que les cuesta más a la hora de seguir la dieta o hacer ejercicio, si lo hacen porque les obligan o si son conscientes del beneficio que les reporta. A partir de ahí podemos motivarlos más. Está demostrado que cuando las personas están motivadas es más fácil que mantengan el hábito», apunta Papín.

La intervención consiste en visitas periódicas al centro de salud donde el personal de enfermería les educa y motiva para que sigan una dieta saludable y hagan ejercicio de forma regular siguiendo cada caso en particular y entregándoles una pequeña guía que pueden consultar en casa. Además, se les somete al habitual control de la tensión, el peso, los niveles de azúcar en sangre y la revisión de los pies para detectar problemas vasculares.


La enfermera Cristina Papín investiga cómo dar consejo personalizado al paciente sobre dieta y ejercicio influye en el cumplimiento de pautas


El estudio se centra en pacientes con diabetes tipo II, de menos de 80 años, y cuyo seguimiento se realiza en Atención Primaria. La toma de datos comenzó en marzo de 2018 en los centros de salud de Piedras Blancas, Las Vegas, Cancienes y Sabugo y está previsto que concluya a finales de este mes de abril. «El análisis de los datos obtenidos nos dirá si esta intervención mejora o no el seguimiento de las pautas de dieta y ejercicio por parte de los pacientes. Si el resultado es positivo, propondremos la aplicación de esta intervención en todo el Área Sanitaria III», indica Papín.

La enfermera destaca la importancia de la investigación en enfermería «para el desarrollo de la profesión, para prestar unos cuidados de calidad con evidencia científica y que mejoren la calidad de vida de la población».

Fuente: El Comercio.es