Un metanálisis realizado por investigadores de la Universidad Nacional de Seúl (UNS) indica que los aumentos de temperatura ambiente, sean éstos resultado del calentamiento global progresivo o consecuencia de olas de calor, tiene un impacto negativo en la salud renal. En la evaluación de 11 estudios los científicos hallaron que el impacto del calor fue mayor sobre la incidencia de cólicos y cálculos renales.

Yun-Chul Hong, investigador en el Departamento de Medicina Preventiva de la UNS y director del estudio, afirma que aunque los efectos de la temperatura elevada sobre el organismo son generalmente agudos y tienen lugar en cortos espacios de tiempo, esas dos morbilidades renales ocurren tras un periodo de latencia. Hong alude a otro metanálisis en el que un aumento de 1oC se asoció a incrementos del 1 al 5% en la mortalidad, principalmente por causas respiratorias y cardiovasculares en ancianos. La subpoblación más susceptible es ese estudio fue la confinada en cama y la afectada por enfermedades mentales.

Hong también indica que los actuales resultados son consistentes con estudios previos que demostraron asociación entre temperatura elevada y fallo renal agudo, función renal alterada y aparición de tumores renales. Sin embargo, el actual metanálisis es el primero en demostrar una asociación sólida, posiblemente gracias a la selección de estudios de elevada calidad.


El incremento global es de hasta el 30% e incluye mayor probabilidad de cólicos y cálculos, tanto con aumentos de la temperatura media como en olas de calor


 

Fuente: .immedicohospitalario.es